12 mayo 2021

Mi tiempo vale

12 mayo 2021

Mi tiempo vale

Víctor se ha acostumbrado al trabajo remoto. Le gusta.

Desde hace un mes atiende en casa a sus clientas y clientes de banca digital, siempre por teléfono o por WhatsApp. Claro que su mamá sigue cuidando a Sebastián, su hijito de un año, mientras él trabaja. Pero están juntos a toda hora. Si organiza bien su tiempo, puede cumplir con sus metas diarias y también con su rol de padre. De padre soltero. En ambas facetas, Víctor ha encontrado un propósito.

Viva la asesoría virtual, entonces, hasta que un día le indican que debe presentarse a diario en la sede institucional. Víctor se molesta.

—No tiene sentido, si yo me comunico virtualmente con las personas —reniega frente a su jefe.

—No te molestes. Será momentáneo. Recién se está afinando aquí una política permanente de trabajo en casa. Es natural que haya marchas y contramarchas.

—Pero están disponiendo de mi tiempo. Y mi tiempo vale.

Víctor intenta comprender. Le han encargado promover la banca digital, en un país donde más del 80 % de las transacciones se realizan en forma física. Le han exigido alentar los pagos móviles, para reducir el uso de efectivo. Y le han pedido establecer una relación sencilla y cálida con las personas y mantenerlas satisfechas. ¿Cómo puede lograr eso si él, como trabajador, no se siente satisfecho?

—Exageras, hermano. Ya te han dicho que solo están mejorando las condiciones para un trabajo remoto permanente. Ojo, per-ma-nen-te —ahora es su amigo Toño el que intenta relajarlo.

—Tú hablas porque no trabajas con jefes ni con horarios. Así cualquiera.

—Así cualquiera no tiene los beneficios que te dan a ti.

“Beneficios”. Víctor está harto de esa palabra. “Descuentos” y “pérdida de tiempo” sería más justo.

—Ya quisiera yo —continúa Toño.

Víctor y Toño. Amigos desde chiquitos. Los dos han nacido con la tecnología. Pero solo Víctor se molesta y quiere todo en un clic.

—No conviertas a Sebastián en un renegón como tú.

—Sebas va a ser un hombre del futuro.

—Nosotros también somos gente del futuro. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, oye. Cuida tu trabajo, porque tu trabajo te está cuidando a ti.

Cuidar no es abusar, reflexiona Víctor. Se molesta. Si algo le faltaba para decidirse, era esto. Mañana mismo renunciará al banco. Y después… Después ya se verá.

La más leída

Un jubilado saludable

Un jubilado saludable

Víctor siempre ha querido viajar fuera del Perú. Adonde sea, un viajecito para conocer. Pero la plata no le alcanza.

¿Todavía con dudas sobre los aportes? Quizás te faltan datos. Búscalos aquí.

Víctor dejará de molestarse cuando esté informado.