28 jul 2021

El gran luchito

28 jul 2021

El gran luchito

3er. puesto concurso #YoTengoUnFuturo

Hoy conoceremos la historia de Luchito, un hombre lleno de sueños y de gran corazón. Nació en la ciudad de Piura, empezó a trabajar desde muy joven, siempre con la esperanza de que algún día cumpliría su sueño, que era viajar por todo nuestro hermoso país. Empezó trabajando en restaurantes, de mesero; con lo que ganaba pagaba sus estudios, solventaba sus gastos y las propinas las guardaba, ya que se acordaba de las palabras de su padre que siempre decía “HAY QUE GUARDAR PAN PARA MAYO”; él sabía que la mejor forma de tener un futuro tranquilo, era trabajando en el presente para gozar y disfrutar de su futuro y así lo hizo.

Después de algunos años trabajando en restaurantes y de lograr culminar sus estudios, le ofrecieron un trabajo mucho mejor con beneficios y la estabilidad que él buscaba, no dudo y lo aceptó.

Le gustaba mucho su trabajo; siempre llegaba a casa y nos contaba sus anécdotas, y lo importante que era para él su trabajo. Siempre nos hablaba del ahorro, que los ahorros no solo sirven para alguna emergencia, sino también para tener un futuro tranquilo. Es por eso por lo que parte de su dinero era ahorrado en una institución pública, que se encargaba de administrar y cuidar de sus ahorros para que, cuando él deje de trabajar, pueda vivir tranquilo.

Así transcurrieron los años, y llegado el momento Luchito decidió que ya era hora de disfrutar de todo el fruto de su trabajo, era hora de empezar a cumplir su sueño.

Era tan querido en su trabajo que entre sus compañeros le organizaron su despedida, en su centro de trabajo le dieron un reconocimiento por su gran labor y desempeño en los veintitrés años que dedicó a su trabajo.

Hoy Luchito tiene setenta años de edad y es un gran abuelo; ha conocido gran parte de nuestro Perú, cada viaje es una nueva aventura; su felicitad se refleja en su sonrisa, en su mirada, en su rostro…

Sin duda alguna, no hay mejor satisfacción que disfrutar del fruto de tu cosecha, tantos años de arduo trabajo tienen su recompensa.

Ahora ya sé que llegado el momento de empezar a trabajar seguiré los consejos de mi querido Luchito «los ahorros no solo sirven a para alguna emergencia, sino también para tener un futuro tranquilo».

Estoy muy orgulloso de él, de que sea mi abuelo y de poder compartir muchos momentos de alegría a su lado. Sin embargo, esta historia aún no termina. Nos queda más aventuras por vivir juntos y muchas historias por contar.

Autor: Matías Iván Godoy Lookung

Edad: 12 años