18 marzo 2021

El viejo chanchito amarillo

18 marzo 2021

El viejo chanchito amarillo

Es día de mudanza y Víctor encuentra entre cachivaches su vieja alcancía de chanchito.

Fue un regalo de su abuelo en su cumpleaños número siete, se acuerda. Amarilla, de cerámica. Con un hueco abajo para poder sacar la plata ahorrada cuando se necesitara. No había necesidad de romper el chanchito.

—Allí irás poniendo plata y podrás sacarla cuando quieras comprarte algo, como hacen tus papás con sus ahorros en el banco cuando hay que comprarte algo a ti —le confió su abuelo.

Y así fue. Su mamá iba metiendo monedas (su abuelo también, cuando los visitaba) y Víctor las sacaba cada vez que le provocaba comer marcianos de fresa.

Pronto, el chanchito amarillo empezó a pesar menos.

Víctor se molesta. Habría sido mejor que la alcancía no tuviera ese hueco abajo.

—Cuando era chibolo, yo no aprendí a meter monedas, sino a sacarlas—se lamenta con su hijito de un año, Sebastián, que ya descubrió el chanchito y lo quiere para jugar.

Pero Víctor exagera. O tiene mala memoria. La verdad es que, cada vez que ayudaba en la casa y su mamá le daba una moneda, él iba corriendo a su cuarto para meterla en la alcancía. Víctor se sentía grande e importante cuando lo hacía. Lo malo era que un día metía una moneda y al día siguiente sacaba dos. Y claro, ya no se sentía ni grande ni importante.

Después, aprendió.

—Es al revés, Sebas. Si hoy sacas una moneda es porque ayer metiste dos.

Víctor se sigue acordando. Cuando cumplió ocho años, ya ponía más y sacaba menos. Eso sí: seguía comprando marcianos de fresa. Y es verdad que el chanchito perdía y perdía peso, pero nunca estuvo vacío. Prácticamente Víctor ahorraba para sus antojos y uno que otro juguetito.

—Ahorrar hoy para darte tus gustos hoy. Eso es vivir. Para qué guardar —Víctor le hace un guiño a Sebastián, que solo quiere jugar con el chanchito.

—Allí irás poniendo plata y podrás sacarla cuando quieras comprarte algo —Víctor aún recuerda las palabras de su abuelo cuando le regaló la alcancía. Mira a su hijo y por primera vez duda de que haya sido una buena enseñanza.

Ahorrar hoy para darte tus gustos mañana. Guardar. Quizás lo que parece una obligación es un derecho.

No. Eso no puede ser vivir. Víctor se molesta, pero la duda queda.

La más leída

Un jubilado saludable

Un jubilado saludable

Víctor siempre ha querido viajar fuera del Perú. Adonde sea, un viajecito para conocer. Pero la plata no le alcanza.

¿Todavía con dudas sobre los aportes? Quizás te faltan datos. Búscalos aquí.

Víctor dejará de molestarse cuando esté informado.