18 mar 2021

Su mano derecha

18 marzo 2021

Su mano derecha

Claudia ha sacado cita con el reumatólogo. Ya era tiempo.

Desde hace meses, ese dolor en la mano derecha no le permite ni agarrar el mouse de la computadora, menos aún escribir. Dedos rígidos e hinchados, apenas puede moverlos. No se ha caído ni golpeado…, aunque quién sabe, ya ni se acuerda.

Claudia se preocupa. Reza para que no se trate de una enfermedad, sino de algo pasajero. Pero después de las radiografías, la sospecha del médico se confirma.

—Tiene el cartílago desgastado.

Ese tejido elástico que cubre los extremos de los huesos en las articulaciones para protegerlos de rozar entre sí, eso es el cartílago. Y en la mano derecha de Claudia, se ha dañado.

—¡Es artrosis!

—Me temo que sí. Cuando no es hereditaria, la artrosis es común en personas que realizan trabajos manuales repetitivos —le explica el doctor, mientras Claudia piensa en todo el tiempo que desde hace años tiene que pasar tecleando frente a la laptop—. No es posible curarla, pero sí podemos retrasar la evolución de la enfermedad y aliviar el dolor con ejercicios, aplicación de calor y frío, medicamentos y por supuesto reposo.

—¿Reposo? No hay manera, doctor. Tengo que trabajar —se aflige Claudia.

Eso no es lo peor. Quizás podría pedir vacaciones y descansar por un tiempito. Lo peor es imaginar que podría tratarse de una artrosis deformante. Dedos contrahechos, bultos en las articulaciones. Se atormenta imaginándolos.

Pero no, eso tampoco es lo peor. Lo peor es que sería así para siempre.

Mientras Claudia trabaje, tendrá su seguro médico. Ella suele controlar sus gastos, pero hoy mismo hará un plan mensual para no desperdiciar la plata en tonterías (a veces piensa que come muchas mentitas y toma mucho café de máquina) y afrontar los imprevistos del tratamiento. Todo irá bien mientras trabaje. Pero se jubilará dentro de 12 años, ¡no falta mucho!, y ella y su mano derecha deforme todavía tienen para rato en este mundo.

Claudia se acuerda de que este año su hijo Joaquín termina el colegio. Piensa en su mamá. Y se preocupa más.

Eso sí: sabe que contará con cobertura integral de salud de por vida, desde el momento en que se convierta en pensionista. De eso está segura, y respira. Pero igual, qué difícil es dejar de preocuparse.

La más leída

Su mano derecha

Su mano derecha

Claudia ha sacado cita con el reumatólogo. Ya era tiempo. Ese dolor en la mano derecha no le permite ni agarrar el mouse. donde sea, un viajecito para conocer. Pero la plata no le alcanza.

¿Todavía con dudas sobre los aportes? Quizás te faltan datos. Búscalos aquí.

Víctor dejará de molestarse cuando esté informado.